Ramón Bragaña 

Reforma de Pineda, Oax.- Han transcurrido dos semanas desde que 204 municipios de Oaxaca recibieran luz verde para reactivar sus actividades,  el Gobierno Federal les llamó municipios “Esperanza”  y Reforma de Pineda  en el Istmo de Tehuantepec es uno de ellos.

Hasta el 18 de mayo la actividad económica había disminuido en un 70 por ciento, eran pocos los comercios abiertos por la emergencia sanitaria de Covid19, dos semanas después y a   pesar de las lluvias de los últimos días y el cielo nublado, por sus calles la actividad  comienza a normalizarse…

A un costado de la calle principal, instadas en mesas que sirven de puestos, las paisanas se dicen listas para reiniciar la  venta  sus productos

Tal es el caso de Irma Ramos, vendedora de chiles rellenos y empanadas, madre de familia soltera y sostén de su familia, la pandemia le había quitado la oportunidad de trabajar.

“Hay que buscarle porque la economía está bárbaro, aquí no hay ningún trabajo, aquí no hay ningún trabajo que estemos ganando de manera  quincenal”, refirió

A unos menos en la plaza principal, animados por el altavoz que anuncia los productos que se ofertan,  uno a uno los habitantes acuden a realizar sus compras…

Candelaria  Román y  su esposo venden pescados, para ellos su pequeño puesto es el único medio para conseguir la comida de todos los días, la cuarentena los dejó en casa.

“Todos los que estamos acá, dependemos del negocio y eso es lo que nos genera un poquito de economía y bienestar para uno, más que nada para la comida, porque trabajamos para comer, ya para otra cosa ya no y si nos quedamos sentados adentro de la casa  pos no podemos trabajar, no tenemos dinero para trabajar, esto se da vuelta, se regenera”

En esta reactivación económica, la autoridad municipal redobla esfuerzos para concluir la obra de rehabilitación del mercado público, el cual desde septiembre de 2017, presenta daños estructurales.

Araceli García Hernández Alcaldesa de Reforma de Pineda, señaló que esta reactivación económica se ha logrado gracias a la participación activa primero de los habitantes y en segundo lugar de los comerciantes, quienes han acatado las medidas de prevención.

“Desde el 18 de mayo que el Gobierno Federal nos autorizó a los municipios “Esperanza” reanudar nuestras actividades económicas, acá en Reforma de Pineda estamos tomando el regreso con calma pero sobre todo con mucho ánimo y responsabilidad”, indicó

A diferencia de nuestra primera visita a Reforma de Pineda, el número de habitantes en los comercios y el en plaza es mayor.

Para Karina Ríos  habitante de Reforma de Pineda, la pandemia había dejado sin sustento a muchas familias, principalmente a quienes tienen que vender sus productos todos los días para poder llevar el sustento a sus casas.

“Y lo que no haya casos significa que las personas puedan vender sus cosas, podamos tener dentro de lo que cabe una vida normal”

Martha Roman, propietaria de una tienda de abarrotes, después de dos meses donde las ventas bajaron más del 70 por ciento, este reinicio de las actividades les ha dado un respiro dentro de la crisis económica que venían presentando.

“Ya estamos mejor, ahorita pues ya todos los comerciantes ya están ya activos, ya están con su negocio porque de eso viven o de eso vivimos todos”, comentó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *